Tome control de su salud

Algunas personas le dan casi toda su atención a sus actividades empresariales. Hay quienes pasan mucho tiempo cuidando de sus coches. Quieren asegurarse de que sus vehículos estén funcionando en condiciones óptimas. Otras personas pasan mucho tiempo cuidando de sus hogares. Quieren asegurarse de que el lugar donde viven sea cómodo, funcional y estéticamente agradable. Me pregunto, sin embargo, ¿cuántos de nosotros realmente cuidamos de nuestra salud?

Me parece genial que la gente cuide de las cosas que poseen, como casas, automóviles y otros bienes materiales. Se necesita mucho trabajo para adquirir esas cosas. Puedo entender por qué la gente quiere hacerse cargo de ellos y conservarlos. Al mismo tiempo, creo que tiene sentido tener el mismo orgullo de la actitud de la propiedad cuando se trata de la salud de nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Cuando se trata de cuidar de nosotros mismos y de nuestra salud, estamos a la vez en momentos maravillosos y desafiantes. Los avances en el campo de la medicina, así como la mejora de los métodos de comunicación debido a la Internet y cosas como los dispositivos móviles, significan que podemos estar más informados sobre lo que es bueno y malo para nuestra salud. Sin embargo, también estamos viviendo un ritmo de vida más rápido pero más sedentario. Con frecuencia, los buenos alimentos enteros básicos han dado paso a alimentos desvitalizados, como azúcar, grasa y sal en la comida procesada. El movimiento ha sido reemplazado por sentarse frente a las pantallas.

El papel de la familia ha disminuido lamentablemente en comparación con tiempos pasados. La cultura de las comidas familiares, de sentarse a la mesa, hablar y disfrutar comida casera, alimentos integrales, ha dado paso a las personas que coman alimentos procesados, mientras ven la televisión y sus teléfonos inteligentes.

Las estadísticas de salud muestran que la salud en muchos países en el mundo occidental está deteriorándose. Basta con mirar el número de personas con sobrepeso y obesidad. Por ejemplo, acabo de ver un documental sobre la obesidad en los niños. Una afirmación fue que en los Estados Unidos, no existían casos documentados de diabetes tipo 2 en los niños, en 1980. Hoy en día, se dice que hay más de 50,000 niños que tienen diabetes tipo 2.

El número de personas con diabetes tipo 2 está aumentando. Este es un reto, en todo el continente de América del Norte. El sobrepeso en edad madura ahora se ha convertido en la norma. Y estamos pagando el precio por ello, tanto a nivel individual y como sociedad. Algo tiene que cambiar.

¿Qué podemos hacer? Bueno, lo primero y más lógico que debemos hacer, es tomar posesión de nuestra propia salud. Depende de nosotros tomar mejores decisiones nutricionales y consumir más alimentos de buena calidad, alimentos enteros. Depende de nosotros tomar más agua y caminar más. Depende de nosotoros hacer más ejercicio. Depende de nosotros ir al médico cuando debemos y obtener la aprobación de nuestros profesionales de salud para una dieta sana y un programa de ejercicios. Cuando se trata de nuestra salud, al igual que con la mayoría de las cosas que queremos alcanzar, debemos recordar el dicho: “Si ha de ser, depende de mí.” Podemos hacernos responsables de nuestra salud y ser más felices y saludables como resultado de ello. Ha llegado la hora.

* Antes de comenzar un programa de dieta y ejercicio, consulte a su médico.

Image courtesy of [samarttiw] / FreeDigitalPhotos.net

*Nota del autor: Es posible que vea aparecer esta columna en un periódico bajo el nombre “Both Sides”. Estoy publicando ésta columna primero aquí en CYInterview.com. He estado escribiendo columnas en periódicos desde hace varios años. Ya que mis columnas han sido bien recibidas en CYInterview.com, pensé en compartirlo con ustedes. Espero lo disfruten. Me pueden enviar sus preguntas y comentarios a Jay@CYinterview.com ¿Les gustó la columna de hoy? Regresen a ver qué más tenemos con frecuencia.