Administración del tiempo

Ah, el tiempo y el espacio. Dos cantidades de acerca de las cuales tendemos a creer que conocemos, sin embargo, si nos cuestionan profundamente al respecto, nuestro supuesto entendimiento de los mismos tiende a desbaratarse, dando paso a una combinación de asombro y confusión. Sospecho que todos tenemos un entendimiento intrínseco del tiempo y el espacio, pero es, sin duda, una comprensión distinta a la de un astrofísico. Eso está bien, porque hoy, hablaremos de esas cualidades en el contexto de los negocios.

Desviándome del tema por un momento- es interesante cómo tendemos a sentir que nos sobra el tiempo cuando estamos aburridos, y que no tenemos tiempo suficiente cuando debemos lograr algo. Si somos propensos a procrastinar, quizá sintamos que tenemos al mismo tiempo, muy poco y mucho tiempo. ¡Argh!

En todo caso, regresemos al asunto en cuestión. En los negocios, con frecuencia debemos completar una serie de tareas para producir y vender servicios. La realización de estas tareas ocupa algo llamado tiempo, lo cual solemos calcular en minutos, horas, días, semanas y años. Si podemos lograr algo en horas cuando a otros les toma días y podemos hacerlo al mismo nivel de calidad o mejor, en cuanto al trabajo, llevaremos la delantera.

¿Cómo podemos hacer nuestro trabajo de forma eficiente permitiéndonos hacer más en menos tiempo que nuestra competencia? La respuesta, amigos míos, es el manejo del tiempo. Entre mejor organicemos nuestro tiempo, más podremos lograr y más podremos ayudar a nuestro negocio a ser redituable.

Lo primero que tenemos que hacer para administrar bien nuestro tiempo es eliminar la procrastinación. Si seguimos dejando las cosas para un mañana figurativo, eventualmente tendremos tantas cosas que hacer mañana que no habrá manera de hacerlas. Cuando no podemos cumplir con fechas límite en los negocios, terminamos perdiendo trabajo, perdemos clientes y se limita nuestra rentabilidad. En consecuencia, el primer consejo es: No procrastinar.

Suponiendo que estamos comprometidos a no procrastinar, lo siguiente que podemos hacer para mejorar la administración de nuestro tiempo es hacer listas. Al final del día, podemos hacer listas de lo que debemos terminar el día siguiente, poniendo esas tareas de mayor a menor importancia. Esto debe ayudar a organizar nuestro día. Concepto número dos: Hacer listas.

Si no procrastinamos y hacemos listas de tareas pendientes que debemos realizar, por orden de importancia, estaremos en curso para una administración eficiente de tiempo. Quizá no tengamos el conocimiento de un astrofísico en cuanto al tiempo, pero nos volveremos maestros en usar el tiempo que tenemos.

Image courtesy of [winnond] / FreeDigitalPhotos.net

*Nota del autor: Es posible que vea aparecer esta columna en un periódico bajo el nombre “Both Sides”. Estoy publicando ésta columna primero aquí en CYInterview.com. He estado escribiendo columnas en periódicos desde hace varios años. Ya que mis columnas han sido bien recibidas en CYInterview.com, pensé en compartirlo con ustedes. Espero lo disfruten. Me pueden enviar sus preguntas y comentarios a [email protected] ¿Les gustó la columna de hoy? Regresen a ver qué más tenemos con frecuencia.